México-Estados Unidos 1984

Print


En 1984 hubo acontecimiento en México y Estados Unidos que tuvieron importantes consecuencias para las relaciones entre los dos países. Sobresalen tres: el gobierno de México dio a conocer un nuevo Programa Nacional de Fomento Industrial y Comercio Exterior, pieza central de la política económica del régimen; en Estados Unidos se aprobó una nueva Ley de Comercio y Aranceles y se sometió a debate un proyecto de ley de inmigración que provocó una intensa polémica en México.

La trascendencia de estos hechos rebasa la coyuntura de 1984 y plantea importantes preguntas: ¿Puede hablarse de una “relación especial” entre México y Estados Unidos? ¿Cuáles son los retos para la nueva política industrial y de comercio exterior de México? ¿Hay realmente tendencias proteccionistas en Estados Unidos y cuáles serían sus implicaciones para nuestro país? ¿Cuál es la importancia económica, para México, de la emigración de trabajadores indocumentados a Estados Unidos? ¿Cuáles son las posibilidades de que el gobierno estadounidense reduzca esa corriente migratoria?

De los trabajos que componen esta obra se desprenden algunas conclusiones que pueden sorprender. Por una parte, las tendencias políticas y económicas recientes en Estados Unidos parecen indicar que éste no es un momento propicio para aumentar las exportaciones de productos mexicanos no petroleros, precisamente las que México necesita fomentar para mantener niveles mínimos de crecimiento y cumplir con sus obligaciones financieras. Por otra parte, aun cuando la migración de indocumentados tiene cada vez mayor importancia económica para México, no se vislumbran en el futuro nuevas políticas migratorias estadounidenses que perjudiquen gravemente a la economía mexicana; de ahí que las remesas monetarias de los trabajadores indocumentados sean una fuente de divisas relativamente estable.